BLOG

¿De dónde procede tu miedo?

Hay diferentes tipos de miedo, en este post voy a hablar de los dos más importantes: el miedo biológico y el miedo psicológico. aprende a reconocerlos ¿De dónde procede tu miedo?

El observar e indagar de donde proceder tu miedo te ayuda muchísimo a liberarlo.

 

 

observar, mirar

 

 

Cuando hablamos del miedo biológico nos referimos al miedo que sentimos cuando nos vemos amenazad@s físicamente. Es decir cuando pensamos que si hacemos esto o lo otro podemos sufrir un accidente o algún daño, por ello evitamos actuar para protegernos. Por ejemplo, no tocamos el fuego porque tenemos miedo a quemarnos, por ello nos protegemos, o no caminamos en por el centro de la carretera ya que sabemos que nos pueden atropellar y ello nos provoca miedo.

Podríamos decir, que este tipo de miedo es natural e incluso necesario en nuestra vida, ya que como he comentado antes, nos protege de los peligros a nivel físico.

 

 

quemarse, miedo, tocar

 

 

Por otra parte, cuando hablamos del miedo psicológico, nos referimos a un tipo de miedo que procede de nuestra mente. Es decir, sentimos miedo por algo que no ha sucedido pero pensamos que puede suceder, al vivirlo mentalmente lo estamos sintiendo como real. Nuestra mente no distingue lo real de lo imaginario, por ello podemos sentir miedo simplemente por el hecho de pensar en una situación determinada.

 

En este caso, lo que solemos hacer al sentir miedo por lo que pensamos, es intentar escapar de este miedo, evitando pensar en esto en concreto porque nos sentimos agobiados, y todo ello no hace más que aumentar más este miedo y nuestra ansiedad por esta situación determinada.

 

 

escapar, huir,

 

Por ello lo más recomendable cuando sentimos miedo por algo que puede suceder, es observar este miedo, es decir enfrentarlo no intentar escapar o huir de él. Permítete sentir este miedo para poder liberarlo, ya que de esta manera estás aceptando que lo tienes y así es mucho más fácil poder transformarlo. No hay ningún peligro en permitirte sentir esta emoción tan reprimida.

 

Cada vez que estás rechazando esto que sientes y que no te gusta, porque te da miedo, este miedo va aumentando, hasta que llegas al punto de TENER MIEDO AL MIEDO, y ahí la ansiedad y la angustia que sientes es mucho más grande, por todo el miedo que has ido acumulando.

 

Te invito a observar, cómo responde tu cuerpo cuando sientes este miedo, por ejemplo si aumentan tus palpitaciones, o si empiezas a sudar, o se te seca la garganta…sea lo que sea simplemente observa y acepta lo que estás sintiendo.

 

 

observar, enfrentar

 

 

Una vez que hayas abrazado y explorado tu miedo o esta emoción que no te gusta, lo más seguro es que no vuelva a asustarte, porque ya la habrás liberado.

Por tanto, por mi propia experiencia, puedo decirte que la única manera de liberar este miedo psicológico es,  PERMITIRLO, OBSERVARLO Y ACEPTAR QUE LO SIENTES.

 

 

Espero haberte ayudado un poco más a saber de dónde proceden tus miedos y cómo puedes liberarlos. Estaré encantada de leer tus comentarios.

Un abrazo!

Malén

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.